El Impuesto a las sobreganancias: no se cayó el mundo


Alberto Borea Odría

La imposición del tributo a las sobreganancias de la minería no acabó con las buenas relaciones entre las empresas mineras y el estado peruano ni ha provocado la estampida que anunciaron quienes a toda costa insisten en no tocar ni con el pétalo de una rosa al gran capital, aunque ello implique dejar de lado la solidaridad esencial para la marcha de una nación.

Por el contrario, la paz social y el desarrollo que se puede alcanzar a través de los frutos de esta contribución van a ayudar a que los peruanos mejoren en sus condiciones de vida y de esa forma puedan, ellos mismos y cada vez con menos apoyo del Estado, ir trazando y alcanzando esas metas propias que La Libertad le permite a los seres humanos que salen de las urgencias propias de la miseria, donde, lamentablemente, sólo se puede atender a la necesidad del día.

Los tres mil millones de soles no son, para lo que ganan las mineras con la extracción de un mineral que no va a poder ser empleado por el país, una inmensa compensación, pero sí hace empalidecer hasta la vergüenza los 500 millones de soles que el APRA presentó como si fuese un gran logro al inicio de su gobierno. ¿Fueron en realidad tan incapaces para obtener lo que ya en todo el mundo se lograba? ¿Les faltó decisión para conseguir aquello que su propio fundador, al que casi han olvidado, les decía que era posible sabiendo plantear bien las cosas? No queremos imaginar otra eventualidad.

Ha quedado demostrado que el impuesto a las sobreganancias mineras es razonable. Nadie quien invierte cuando el precio del mineral está, por decir en doscientos dólares, deja de estimar la ganancia suficiente y el riesgo consecuente para el caso de una rebaja del precio de ese bien. Cualquier cosa por encima de ello es un plus que está muy bien que se perciba, pero que se comparta, puesto que las condiciones que pudo fijar el Estado, por ceder esa riqueza hubieran sido distintas de saberse que el valor de venta del mismo era, por decir, de 1,800. Aquí se produjo lo que los romanos llamaron un cambio fundamental en las circunstancias, que rompe el sinalagma o equilibrio que se debe dar entre las prestaciones y que autoriza, especialmente a la parte menos favorecida que en este caso es el Estado de un país pobre frente a las transnacionales, a volver a discutir los términos en que se pactó.

Por eso es que nadie en verdad se alarmó. Claro está que quienes ganan fortunas posiblemente quisieron seguir ganándolas en tanto los demás no protestaran, pero entendieron lógico que el reclamo se produjese y, así las cosas, mejor es no enervar la paz social que sólo se puede construir sobre la base de la justicia. Paz social, que como señala Stiglitz, es esencial para el desarrollo económico de los países y del propio mundo.

  1. #1 por v.regional el 02/09/2011 - 23:26

    En el Perú una de cada tres personas es pobre, ese es el promedio injusto. Pero en las regiones de la sierra y selva casi la mitad de la población son pobres. Con este tributo a las sobreganancias, mas el canon y sobre canon, cuyo incremento es significativo – 51% más que el colectado en el 2010- el Estado podrá reducir la desnutrición crónica infantil estimada en 17.9 % además como anuncia el gobierno, destinar la tercera parte de los recursos presupuestados a educación y salud. Por que un país no solo se valora por sus indicadores económicos de éxito sino también por sus indicadores sociales. Por ejemplo, el déficit o la carencia de servicios, las altas cifras de mortalidad infantil, la baja esperanza de vida, el analfabetismo o la deserción escolar son los pesados grilletes que impiden el desarrollo y el progreso de los pueblos. Revertir estas injusticias será el mayor reto que enfrentara nuestra sociedad en este periodo para alcanzar un nivel de vida justo y solidario. Finalmente Borea tiene razón el mundo no se cayó con los impuestos a las sobreganancias.

  2. #2 por v.regional el 03/09/2011 - 09:34

    Gustavo Ávila
    El día jueves 25 de agosto, el premier Salomón Lerner anunció el acuerdo al que habían llegado sobre la hora el gobierno con las empresas mineras. S/. 3,000 millones por año por cinco años. A todas luces toda una sorpresa, toda vez que en una negociación similar en el 2006, el gobierno de García había logrado como aporte voluntario, S/. 500 millones por año por cinco años, teniendo en cuenta además que dichos recursos no ingresaron a la caja fiscal.
    Si bien los detalles del acuerdo no son públicos del todo, ni menos el mecanismo de cómo se estimará dicho aporte, lo que sabemos es que al mismo se le ha denominado gravamen. Pero aquí empiezan las dudas. Aun no queda claro si este gravamen es un pago adicional o sustituye el esquema de regalías vigente. O si este gravamen es incluido en la estructura de costos de las empresas, como lo son las regalías mineras.
    El monto anunciado habla bastante bien de la posición tomada por el actual gobierno, a diferencia del anterior, pero creemos que se deben dar las aclaraciones mencionadas. Mirando las cifras del 2010, encontramos que por regalías mineras el Estado recaudo S/. 500 millones. Otros S/. 500 millones por aporte voluntario fueron aportados por las empresas. Si el gravamen sustituye al actual esquema de regalías mineras, entonces lo adicional logrado por este gobierno serían S/. 2,000 millones. Igual esta cifra es a todas luces destacable. Pero si el gravamen ingresa como costo, entonces reduce el pago por impuesto a la renta. En el 2010, dicho monto sumó S/. 8,500 millones, por lo que el canon minero en el 2011, que es la mitad de dicho monto, ascendió a S/. 4,250 millones. Si el panorama del pago a la renta en el 2011 es el mismo, y si el gravamen es tratado como costo, entonces el canon minero no será S/. 4,250 millones, sino S/. 2,750 millones.

    Esperamos que las dudas se disipen en estos días, y que verdaderamente el gobierno y las empresas coincidan en el mecanismo por el cual el monto anunciado se concrete en un verdadero aporte.
    ver: http://www.diariolaprimeraperu.com/online/columnistas/el-gravamen-minero-dudas-a-n-por-resolver_93854.html

  3. #3 por Allan el 06/09/2011 - 10:26

    Contrariamente a lo que se cree los aportes tributarios que realiza la minería no representan la mayoría de los impuestos que recauda el Estado, sino que según el presidente de la Cámara de Comercio de Lima (CCL), César Peñaranda, el sector Servicios es el primero en importancia.

    Peñaranda indicó que tomando en cuenta todos los impuestos, el sector minero es el segundo en importancia representando poco más de 20%, mientras que la sumatoria de Servicios alcanzó el 38.9% del total de aportes tributarios. Precisó que Industrias ocupa el tercer lugar de importancia con 19.4%.

    Precios de minerales
    No obstante, el presidente de la CCL destacó la estrecha relación entre la recaudación y el precio de los minerales.

    Explicó que cuando el precio de los minerales, en promedio, sube un punto porcentual del PBI significa que se podría recaudar aproximadamente S/. 4,000 millones más. Entonces también cuando los precios de los minerales bajan en un punto porcentual, la recaudación disminuiría en S/. 4,000 millones. Agregó que no todo el impacto se va a sentir en la recaudación, debido a que el principal aportante al erario nacional es el sector Servicios y no Minería.

    Mayores recaudaciones
    Según Peñaranda, en los próximos cinco años el gobierno podría recaudar S/. 25,000 millones adicionales, siempre y cuando se ejecuten tres acciones con las que incrementaría un punto porcentual del PBI al año y aumentaría la presión tributaria de 14.8% a 20.1%, sin necesidad de aumentar la carga tributaria del país.

    En esa línea, señaló que si se eliminan las exoneraciones tributarias, que alcanzan los S/.6 mil millones anuales y representa el 1.2% del Producto Bruto Interno (PBI), se reduce la evasión tributaria (equivale a 3.7 puntos porcentuales del PBI y alcanzan los S/. 17 mil millones) y se elimina el contrabando que genera ganancias no recibidas por el Estado de S/.2 mil millones (0.4% o 0.5% del PBI) se incrementaría la recaudación, alcanzando el monto meta (25 mil millones) que es más de lo que se piensa recaudar por el impuesto a las mineras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: