Entrevista : Óscar Gonzales Rocha: Presidente también de XXX Convención Minera.


Asegura que la imagen de la minería va a cambiar en la medida que el gobierno acabe con la minería informal. Asimismo, considera que el precio del cobre no bajará pese a crisis internacional.

Juan Carlos Soto.

Desde hoy (lunes) Arequipa reúne a siete mil mineros del mundo en la XXX edición de Perúmin que se inaugura al mediodía. En plenos ajetreos de la ceremonia protocolar, Gonzales Rocha da una mirada a la situación de la minería, los conflictos, las relaciones con el gobierno, comunidades y autoridades locales. – Arequipa es sede de la convención no obstante a las protestas contra la minería que hubo. Hicimos diez convenciones en esta ciudad, esa es una de las razones. Siempre habrá oposición a la minería, desgraciadamente hay antecedentes de mal manejo ambiental del pasado. (El presidente de Southern comenta que ahora la reglamentación peruana sobre el medio ambiente es muy exigente y es difícil que las grandes compañías contaminen). -Hay dos estigmas que marcan a la minería formal: “son contaminadores y ganan mucho dinero” Están equivocados, cambiará (la imagen) en la medida que el gobierno enfrente la minería informal. Mire cómo está Madre de Dios por la explotación artesanal de oro. Eso hace que Conacami (Confederación Nacional de Comunidades Afectadas por la Minería) y todos lo tomen como ejemplo, pero las empresas modernas ya no contaminan. El Ministerio del Ambiente y Osinergmin lo impedirían. Cumplimos hasta con el cierre de mina: culminada la explotación dejamos la zona en las mismas condiciones que la encontramos. -¿Los estudios ambientales (EIA) los pagan las mismas mineras, por transparencia no sería mejor que lo haga el gobierno? Ojalá que lo haga el gobierno o la Conacami. Estoy en desacuerdo con los EIA, antes no existían, el ministerio supervisaba… (…) Ahora la aprobación tarda mucho. El potencial minero del sur es enorme. El 50% de la cartera de futuras inversiones está aquí pero hay conflictos. Ha faltado autoridad del gobierno, esperemos que el nuevo régimen ponga remedio y sancione a quienes bloqueen carreteras o hagan cosas fuera de la ley. (Nombra a Pepe Julio Gutiérrez, dirigente que presidió las protestas en Arequipa contra Tía María y Walter Aduviri de Puno) -Pero el problema no son dos dirigentes. Yo creo que no, Conacami tiene más dirigentes y hay países que apoyan a ONGs. -Pero las mineras tampoco saben comunicar. No estamos en desacuerdo con lo que usted dice. -Los conflictos estallan por ausencia del Estado. ¿Sienten que los tributos de la minería no se usan bien? En algunos casos ni los utilizan, en el Banco está el dinero de las regiones. Los necesitados no ven los beneficios del aporte voluntario, canon, regalías. Los conflictos sociales deben resolverse con el aporte de las comunidades, Estado y compañías. El impuesto extraordinario dependerá de los precios y si salen los nuevos proyectos habrá más recursos para el Estado. -Los precios del cobre caerán por la crisis mundial. Mi opinión personal es que no. Estados Unidos y Europa, a pesar de la crisis seguirán consumiendo, ahora se venden más coches americanos que japoneses, cuando se reactive Japón habrá otro consumo grande. También hay una reducción de la producción. – Se quejan que la carga tributaria es alta en Perú, ahora se aplicará un gravamen a utilidades. Es más alta que en Chile, Canadá, Argentina. Pero Chile ya no tiene mucho por explorar. Aunque sea un poco más alto el tributo acá tienes el mineral. Por eso seguirán viniendo las inversiones. -¿Y en qué debería canalizar el Estado este dinero que provendrá del gravamen de las utilidades operativas? En infraestructura, educación y salud, o en cualquier rubro, pero sin corrupción. -Algunas compañías canadienses incorporarán como accionistas a las comunidades adyacentes a cambio de sus tierras. Ojalá les vaya bien. No sabemos si sea buena fórmula, pero eso no quiere decir que las comunidades no vayan a pedirte otras ayudas. Entonces es cuento de nunca acabar. Necesitamos que la gente se valga de sí mismo. -¿Siente que le piden mucho? La presidencia de Moquegua y Tacna, nomás porque se les ocurrió, piden 90 millones y 150 millones, respectivamente, estamos revisando si sus proyectos son viables, ellos quieren que lo hagamos al 100%, porque no quieren darse el trabajo de pasar por el SNIP (estudio de análisis económico cuando el proyecto demanda recursos que provienen del Estado. -Agro sí minas no, es el lema. En el caso de Tía María (proyecto minero en Arequipa paralizado por las protestas sociales) queremos usar el agua de mar, que no es la mejor solución, quisimos financiar una represa al 100% en la cuenca del Tambo para evitar las disputas entre Arequipa y Moquegua, solo queríamos tomar 700 litros por segundo, el 97% del agua iba a destinarse a la ampliación de la frontera agrícola. Pero no quisieron. -No se sienten comprendidos Sentimos que no caminan los proyectos por la posición de las autoridades solo porque tienen el clamor del pueblo de que no hay agua. Hay soluciones pero no quieren verse. La minería puede aportar pero necesita un beneficio a cambio.

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: