Bombas de agua a la vista


o bombas de tiempo, junto a Conga hay cinco conflictos más por el agua . Pobladores de Candarave, Huarmey, Río Tigre y Lago Chinchaycocha evalúan huelga indefinida, mientras que en Llusco, 800 comuneros acechan a minera. Durante el periodo de la reforma agraria en el Perú el lema de los comunistas era Tierra o Muerte , Haya replico con  Agua o Muerte. cada año en la franja de la costa  se pierde en el mar 50 por ciento del volumen hidrico de sus ríos , el problema es el acceso y ahora la contaminación .

Elízabeth Prado. de La Republica

El caso Conga se ha convertido en el emblema de la lucha por el agua, pero hay otros cinco conflictos similares que podrían explotar en cualquier momento con lamentables consecuencias si no son atendidos oportunamente.

Ser trata de Candarave, en Tacna; Huarmey, en Áncash;  Río Tigre, en Loreto; Lago Chinchaycocha, en Junín; y Llusco, en Cusco.

La población de Candarave no está dispuesta a entregar una sola gota de agua para las operaciones de la minera Southern. Esta decisión hizo que el viernes último el premier Óscar Valdés invite a las autoridades y dirigentes a tratar el caso en Lima con el propio presidente Ollanta Humala, antes de quince días.

En Huarmey acaban de culminar un paro de 48 horas en defensa de un acuífero que estaría siendo afectado por las operaciones de Antamina, y en exigencia de una mesa de diálogo con el Ejecutivo. No hubo respuesta del gobierno y el sábado acordaron ir a una huelga indefinida.

Mientras que en Loreto, la Federación de Comunidades Nativas del Alto Tigre ha iniciado movilizaciones en Iquitos para que se declare en emergencia la cuenca del Tigre y así se la proteja de la contaminación petrolera que soporta desde hace 40 años.

Y en Junín, once comunidades campesinas cumplen actos de protesta para detener la contaminación del lago Chinchaycocha. El alcalde provincial, Luis Solórzano, denunció a tres ministerios y a siete organismos gubernamentales ante la Fiscalía Ambiental de Junín.

Fuera de control

Más de 800 comuneros de Llusco, en Chumbivilcas, siguen apostados en las cercanías de la minera Anabi dispuestos a desalojarla por haber contaminado sus ríos.

Antes de tomar esta medida sus delegados estuvieron en Lima, en busca de una comisión de alto nivel. La promesa del Ejecutivo de ir hasta Llusco no se cumplió.

“Los comuneros quisieron incendiar la mina, ya no puedo controlarlos. Ahora todo Chumbivilcas se plegó”, dijo el dirigente Luciano Ataucuri.

, , , , ,

  1. #1 por v.regionalPaul el 06/02/2012 - 21:24

    Dirigentes de diferentes asociaciones y frentes de defensa por el agua acogieron la Marcha en Ancash, dando a conocer los problemas de contaminación de aguas en la región. Almenzor Gómez y Javier Castro, representando a cientos de pescadores de la provincia de Chimbote, explicaron que ven amenazado su trabajo y la biodiversidad de su costa por la inminente presencia de la petrolera Savia Perú (ex –Petrotech) que pretende levantar una plataforma a 20 millas de Chimbote.

    Los ancashinos concretaron 4 reivindicaciones centrales por las que se unen a la Marcha: intangibilidad de cabeceras de cuenca, prohibición de la minería con cianuro y mercurio, derecho a la consulta de los pueblos y declarar el agua un derecho constitucional.

    Entre hoy y el miércoles está previsto hacer paradas en Huarmey, Pativilca, Supe, Paramonga y Huacho, lugares donde se seguirán haciendo pasacalles y manifestaciones culturales e informativas.

  2. #2 por v.regional el 08/02/2012 - 12:46

    Fernando Cillóniz,Al.Mercado
    fcilloniz@peru21.com

    ¡Cómo es posible que el río Pisco esté botando tanta agua, y que las pampas de Lanchas y Villacurí en Ica, o la de Hoja Redonda en Chincha –‘ahicito’ nomás– estén escasas de agua! ¡Y lo mismo ocurre en toda la costa! Es decir, ríos con mucha agua al lado de pampas desérticas. ¿Qué hacer? Sencillo. Tomar parte de esas aguas y llevarlas a los arenales colindantes a través de acequias de tierra. Así, el agua se infiltraría en el subsuelo, de donde se extraería durante el año, a través de pozos tubulares. ¿Para qué megareservorios costosísimos que se colmatan con el tiempo? El gran reservorio natural está en el subsuelo. El agua la tenemos todos los veranos. La verdadera costa verde está a nuestro alcance, desde Tumbes hasta Tacna.

  3. #3 por v.regional el 12/02/2012 - 08:34

    ElComercio.pe / Opinión

    (Editorial) Marchando bajo la lluvia

    De los dos billones de metros cúbicos con los que contamos anualmente, conforme a la misma FAO, usamos el 1%. El otro 99% se pierde…

    Domingo 12 de febrero de 2012 – 08:00 am

    Esta semana se reunió el Acuerdo Nacional para discutir el tema del agua. En la reunión se decidió diseñar una política nacional para el uso de este recurso y se sostuvo que esta política debía establecer una jerarquía que diera la primera prioridad al consumo humano y la segunda a la agricultura. Solo luego vendrían otras actividades, incluyendo la minería.

    Todo magnífico, si no fuese porque esto es exactamente lo que ya dicta la Ley de Recursos Hídricos. Y porque, claro, plantear el problema del agua como una cuestión de escasez en la que, consiguientemente, el uso de unos deja sin el recurso a otros, supone enfrentar el único problema hídrico que no tenemos y dejar intacto el que sí.

    En el Perú abunda el agua. Según cifras de la Organización de la Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), estamos entre los veinte países con más agua en el mundo. De los dos billones de metros cúbicos con los que contamos anualmente, conforme a la misma FAO, usamos el 1%. El otro 99% se pierde. Y eso incluye, según la Autoridad Nacional del Agua (ANA) el 98% del agua de la vertiente del Pacífico. Nuestro problema del agua, pues, no es un problema de escasez; es un problema de desaprovechamiento de la que tenemos.

    ¿Por qué no usamos cada año el 99% del agua de la que disponemos? Pues porque hemos encomendado al Estado generar la infraestructura – represas, reservorios, ductos y demás– necesaria para aprovechar el agua y este lo ha hecho con la destreza con la que suele hacer las cosas. Un ejemplo especialmente relevante en estos días es el Gobierno Regional de Cajamarca. Esta es una región que, conforme las cifras de ANA, usa solo el 20% de su agua. Pues bien, el Gobierno Regional tiene dormidos 11 proyectos relacionados con el agua, pese a tener sus expedientes técnicos ya aprobados y pese a haber devuelto a Lima en el último lustro S/.1.230 millones provenientes del canon de las mineras.

    Tampoco es el caso, por cierto, que la minería esté impidiendo que la poca agua que sí tenemos cómo aprovechar pueda llegar a los demás: de esa agua las minas usan menos del 2%.

    La razón por la que en el Perú encomendamos el agua exclusivamente al Estado es porque creemos que nadie debe hacer negocio con ella, puesto que “es de todos”. ¿De todos? Queremos decir del mar, que es a donde se va cada año la mayor parte de lo que llueve en el país. La verdad es que en el Perú el agua es solo de quienes están cerca de la poca infraestructura hidráulica que hay. Los demás – entre quienes figuran los más pobres– tienen que pagarla a precios altísimos a esos camiones que se pasean por nuestras ciudades y valles. Para no hablar de las zonas rurales en donde no queda más que caminar largas horas para llegar a la fuente más cercana.

    Mientras tanto ningún privado (una industria, una explotación agrícola, una comunidad campesina) con derechos de uso de agua comprados al Estado tiene incentivos para desarrollar la infraestructura (como riego por goteo o reservorios) que le permita ahorrar este recurso y trasladarlo luego a donde se necesite. La Ley de Recursos Hídricos prohíbe a los privados vender el agua. Como resultado todos los que tienen derecho a esta usan más de la que podrían y dejan correr el resto, convirtiendo al Perú en un caño permanentemente abierto. Ilustrativamente, al otro lado de la frontera, en Chile, donde los privados pueden vender el agua, estos han desarrollado una infraestructura con la que se irriga casi toda la costa de su país.

    ¿Por qué si el tema del agua es de escasez y no de aprovechamiento nadie habla de estas cosas? Porque en el Perú el tema del agua no es el agua sino la ideología. El agua es un rehén que ha tomado la izquierda más retrógrada para imponer las teorías que los peruanos hemos rechazado en las urnas. Lo que se quiere es decir, contra todas las cifras, que “las mineras se llevan el agua”. Por eso decía anteayer el señor Santos que el verdadero asunto con la marcha es lograr un nuevo Congreso y una nueva Constitución y por eso declaraba esta semana el señor Aduviri en plena marcha por el agua que la población exige del presidente “La Gran Transformación”. Por eso, en fin, la marcha por el agua ha podido hacer tanto de su recorrido impertérrita, bajo la lluvia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: