Perú, 11 de sus 15 millones de trabajadores pertenecen al sector informal


Julio De Castro, profesor del IE Business School, señala que dentro de la informalidad podemos encontrar gradualidades. Por ejemplo, hay personas que tienen peluquerías en los barrios y no pagan impuestos, pero sí deben desembolsar de su dinero para arrendar un lugar donde establecerse, y para ellos no es beneficioso ser formales, no entienden cuál es el plus”, explica.

En Perú. 11 de sus 15 millones de trabajadores, pertenecen al sector informal de la economía, de acuerdo a cifras del Banco Mundial. La mayoría de las personas que trabajan en el sector informal lo hacen en las medianas y pequeñas empresas (mypes) que constituyen el 97% de las empresas en el país.

José Antonio Ávalo, profesor e investigador en innovación empresarial de la Universidad de Piura en Perú, señala que en promedio, en los últimos dos años la economía informal ha crecido un 7,8% en su país, siendo una de las cifras más altas en América Latina. Sin embargo, el porcentaje de su IMB (Ingreso Bruto Mixto) respecto de su PIB (Producto Interno Bruto) es uno de los más bajos del continente y existe una falta de investigación en torno a ello. “En general en América Latina, las grandes pautas de investigación provienen de EE.UU. y debido a ello se da una especie de vacío respecto a las temáticas propias de este continente que no son estudiadas”, señala.

Las escuelas de negocio y la investigación

“A la hora de enseñar economía es clave que los jóvenes comprendan que la informalidad es parte de la realidad, si no entienden cómo opera un vendedor de teléfonos móviles en la calle, no comprenderán la base del conocimiento económico”, enfatiza De Castro. Es por ello que algunas escuelas de negocio en América Latina comienzan a analizar estos sectores.

Y en Perú, en la Universidad de Piura, se está haciendo un estudio liderado por José Antonio Ávalo , el cual intenta explicar el emprendimiento que hay detrás de la industria vitivínicola del país. “Mi propuesta es mostrar cómo el capital social se ha fortalezido en este sector, se ha generado un mayor aprendizaje social como modelo de planificación y ello ha influenciado en la innovación, en un crecimiento sustancial, una generación de marcas colectivas, una formalización del pisco, por ejemplo”, señala el académico.

Sin embargo, todavía falta desarrollar más la investigación a nivel latinoamericano para entender este sector. “Sólo teniendo este conocimiento se podrá capacitar a las personas, éstas podrán acceder a más opciones y emprender”, recalca De Castro

Ver: http://mba.americaeconomia.com/articulos/reportajes/sector-informal-sintoma-de-pobreza-o-riqueza

  1. #1 por v.regional el 16/03/2012 - 10:31

    Según el corresponsal de RPP Noticias, los mineros informales bloquean las vías principales tras una tregua de cuatro horas en Abancay, Apurímac.

    Ellos se han instalado para protestar en los tramos que unen Chatwanca-Abancay-Cusco y Andahuylas-Abancay-Cusco. Los manifestantes se encuentran detenidos en distintos lugares de la vía.

    Uno de los manifestantes aseguró que el Gobierno no ha escuchado nunca sus pedidos. “Qué vamos a hacer. Nunca hemos sido escuchados. Ahora pedimos la derogatoria en Apurímac. Nosotros somos mineros distintos”, expresó.

  2. #2 por v.regional el 16/03/2012 - 10:33

    El ministro del Ambiente, Manuel Pulgar Vidal, anunció que el Gobierno prepara un fondo para la formalización de los mineros artesanales que operan en el corredor minero de Madre de Dios, así como la promoción de tecnologías no contaminantes.

    “Estamos hablando de los próximos días, vamos a tener un fondo para la formalización de los mineros para atender lo que a cada sector le demande realizar, todas las tareas que como programa de formalización estamos estableciendo”, subrayó.

    Señaló que cada uno de los sectores involucrados está en conversaciones con el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) para llevar a cabo la formalización minera y apoyo a la población de Madre de Dios que labora en esta actividad.

    Los sectores que participarán, dijo, son el Ministerio de Energía y Minas (MEM), Ambiente, Agricultura para reforestar las áreas degradadas por la minería, el ministerio de Trabajo con programas para promover el empleo.

    Asimismo, el ministerio de Salud, para atender el problema del uso del mercurio en la minería de Madre de Dios, y sus efectos en la población; y el Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis) con planes de desarrollo y lucha contra la pobreza, en lo que constituye un “plan integral”.

    Decreto supremo

    En ese sentido, anunció que el Ejecutivo ha preparado un decreto supremo que precisa y aclara el proceso de formalización, el mismo que se emitirá en los próximos días.

    “Queremos trabajar fuertemente por erradicar la minería de las zonas ilegales, y trabajar en procesos ordenados de formalización”, dijo a un medio local.

    También señaló que se promoverá el uso de tecnología que evite el uso de insumos químicos para la extracción del oro, como el método de gravimetría, a fin de evitar la contaminación del agua.

    Indicó que el “cambio tecnológico” se deberá dar en el plazo de los 12 meses que se contempla para los mineros de Madre de Dios que operan en el “corredor minero”, y que se erradicará la minería ilegal de la zona de exclusión.

    “Creo que hay una clarísima muestra de una voluntad política bastante más integral para enfrentar este tipo de minería, y hay mucho respaldo de todos los sectores políticos y sociales del Perú que están bastante cansados de ver estas llagas en la Amazonía”, puntualizó.

  3. #3 por v.regional el 17/03/2012 - 09:33

    Chichalandia

    Sábado 17 de marzo del 2012 | 12:10
    ¿En qué se diferencian los mineros ilegales de Madre de Dios y Tambogrande, que extraen oro sin ningún cuidado y que, luego, lo usan para blanquear activos del narcotráfico, de los vecinos de Los Álamos, en Surco, quienes decidieron apropiarse del espacio público de los parques para piscinas y jardines más amplios?

    Fritz Du Bois,La opinión del director
    director@peru21.com

    La respuesta es que en nada pues todos son un reflejo de la informalidad que reina en nuestra sociedad.

    Somos la sexta economía más informal a nivel mundial. Actividades al margen del sistema representan el 61% del PBI. Si bien en Latinoamérica, en promedio, el nivel de informalidad es alto, en nuestro caso es totalmente desproporcionado. ¿Qué lo ha causado?

    En primer lugar, la burocracia, la cual no solo no ha mejorado sino que, especialmente en los gobiernos locales, ha empeorado. En nuestro país es más fácil pedir perdón que pedir permiso, así que no hay mayor incentivo en obtener una autorización. Más aún, cuando se atrapa al infractor, es casi seguro de que ‘negocia’ una solución, así que entramos a la segunda causa, que es la corrupción.

    Lamentablemente, el margen de utilidad que le deja a un informal el sobornar por lo bajo, en lugar de pagar una licencia municipal exorbitante o tributos demasiado elevados, es excesivamente alto. Mientras ese siga siendo el caso, será difícil formalizarlos.

    Luego están las complejidades de ser formal. Con uno de los niveles de bancarización más bajos de la región, uno pensaría que se facilitaría el ingreso de nuevos clientes a los bancos. Sin embargo, encareciendo las cuentas con 5,000 comisiones diferentes, lo que están haciendo es empujar a la gente a que se quede en la economía del ‘cash’.

    Al final, nos hemos acostumbrado a vivir con la informalidad, hasta que vemos el daño ecológico y moral que esos ‘mineros’ están causando o nos encontramos con una pared en lugar del parque donde nuestros hijos deberían estar jugando. Capaz ya es hora de hacer algo.

  4. #4 por v.regional el 25/03/2012 - 09:34

    Abusos. En el papel son empresas que compran y venden oro. Sin embargo, varias de ellas tienen concesiones en donde hacen trabajar a mineros informales. No solo los explotan con leoninas deducciones,

    Carlos Herrera.

    Chala – Caravelí.

    La minería informal en la provincia arequipeña de Caravelí

    no lo encarna un grupo de mineros que llega a un cerro y empiezan a cavar en busca del preciado metal. El negocio es alentado por las plantas concentradoras asentadas en el puerto de Chala, en el filo de la carretera Panamericana Sur, camino a Lima. Estas empresas son legales.

    Esta hipótesis está basada en testimonios de trabajadores que laboran en los socavones y que conversaron con La República. También este diario confirmó, a través del Ministerio de Energía y Minas, que seis de estas fábricas en este poblado bañado por las olas del Pacífico tienen denuncios, territorios separados para actividades mineras en la sierra de Caravelí, cuya autorización para la explotación aún está en proceso.

    Las plantas en Chala operan como compradoras de oro o procesadoras del material bruto extraído de los socavones o el proceso de relave. De este material los informales solo sacan el 50% aplicando mercurio. El otro restante se recupera mediante cianuración que solo lo hacen las plantas.

    Los mineros informales y artesanales admiten que son explotados por estas empresas. “Subimos a la montaña a trabajar en grupos en una labor (las áreas donde se encuentra el mineral). No podemos hacer nada con las plantas. Necesitamos trabajar y si les reclamamos, no nos permiten el ingreso. Todos los cerros tienen dueño”, cuenta un minero informal del sector de la Aguadita en Chala – Caravelí. Este personaje no quiere identificarse para evitar represalias.

    Se internan en los socavones durante 30 a 45 días. Los trabajadores que laboran para las plantas entregan el material bruto. Tras leoninas deducciones les dan su parte.

    “No trabajamos en un terreno libre. Las plantas son las dueñas u otras personas que cobran un porcentaje de lo que extraemos.

    Nuestro entrevistado revela que mineras como Laytaruma, Colibrí, Españolita, entre otras tienen a los famosos “facturadores”. Son una suerte de jaladores apostados en los cerros. Su tarea es captar a los informales que deambulan buscando una veta. Los convencen para trabajar en los territorios en donde estas empresas tienen denuncios. Los facturadores imponen las condiciones de sus patrones.

    UN DESTAJO DESIGUAL

    La relación laboral entre estos empleados y empleadores es al destajo. Pero la mejor tajada se la llevan las plantas cobrando gastos “inexistentes”.

    En dos días de trabajo un minero informal puede extraer 10 sacos de material bruto. Para calcular la cantidad del mineral la planta hace pruebas en sus laboratorios. El informal también tiene la opción de coger una muestra y llevarla a otro laboratorio particular. “Siempre el resultado del privado arroja un mayor porcentaje que el de la planta. No podemos estar en desacuerdo porque sino no nos compran el material”, cuenta uno de los mineros consultados por este diario”.

    En las plantas el mineral es procesado para separar el oro de la roca. En la mayoría de casos se hace mediante procesos de cianurización. De 10 sacos se puede obtener de 8 a 10 gramos que la planta compra, pero sobre esa cantidad comienzan las deducciones. Les cobran entre 5% a 10% por explotación en sus territorios.

    15% por seguridad para evitar invasiones en las zonas de trabajo, gastos por transporte para llevar el mineral bruto a la planta. Le adicionan el gasto por pruebas en laboratorio y uso de insumos para el procesamiento.

    Nuestro informante revela que les cargan otro impuesto inexistente: 1,5% por canon minero, dinero que reciben los gobiernos regionales y municipales de la minería formal, pero jamás de la informal.

    Grandes ganadores

    En Chala, la municipalidad ha detectado la existencia de 23 plantas dedicadas al acopio, compra y venta de oro. Las más grandes son Minera Titan Perú, Laytaruma, Colibrí, Pacifico, Analytica, Españolita, Bendición de Dios, Jerusalén, entre otras.

    El gerente regional de Energía y Minas, Alberto Butrón Fernández, reconoce que parte de la minería informal en Arequipa es propiciada por estas plantas acopiadoras. Permiten que los mineros trabajen en sus concesiones sin contratos de explotación. Solo con acuerdos de palabra.

    Butrón afirma que las plantas bajo ese sistema obtienen una rentabilidad extraordinaria. No tienen a esos trabajadores en planillas, lo que significa que no les pagan un seguro de salud ni fondo pensionario. Tampoco ponen a disposición del informal maquinaria o herramientas (lampas, picos, compresoras, taladros) o insumos (dinamita, mercurio) para la operación minera. Todo corre a cuenta del informal.

    Hacer un denuncio minero en un determinado territorio no significa el permiso para la explotación. En pequeña minería, en un área de dos mil hectáreas, los gobiernos regionales dan la autorización. La aprobación de un estudio de Impacto Ambiental es determinante. Este estudio garantiza medidas para disminuir la contaminación ambiental provocada por la operación minera.

    Niegan Abusos

    Este diario trató de conversar con los dueños de las plantas acopiadoras de Chala, empero los trabajadores de estas se negaron a contactarnos con los encargados. Indicaron que no estaban presentes. Agregaron que no es cierto que estas empresas abusen de los mineros. Indicaron que ellos solo compran el mineral basados en el precio internacional. Agregaron que los procedimientos para verificar en laboratorio el porcentaje del material se hace en base a un método de verificación de metales preciosos que Indecopi ha reglamentado.

    Realidad que no se denuncia

    Butrón indicó que la explotación en este mundo informal es innegable.

    El gerente municipal de la comuna de Chala, Alberto Aquije, indicó que es cierto que las plantas abusan de los mineros, pero que además evaden sus responsabilidades administrativas. Solo una de las 23 tiene licencia de funcionamiento de la autoridad local. Aquije coincide que las baterías no solo pueden centrarse en el pequeño minero. Hay que ver quién está detrás de él. ❧

    ENFOQUE

    Dante Pinto

    Funcionario del Arma

    Favorecen a concesionarios

    Los decretos supremos publicados por el gobierno penalizan la minería informal con sanciones de 4 a 12 años de prisión. Estos documentos obligan a los concesionarios de denuncios mineros acusar a las personas que ilegalmente extraen material en estos terrenos.

    Estas normas en cierto aspecto benefician a los dueños de las tierras. La razón es que ellos tendrán una mejor posición al momento de negociar con los mineros que buscan formalizarse, trabajando en los terrenos de estas personas. Es decir, si antes un minero tenía que dar por el derecho de explotar el mineral entre 5% a 10% de lo que extrayera, ahora el monto será más, porque si el minero no acepta, ahora podrá ser denunciado.

    Es por ello que ahora que se debe buscar el diálogo entre los propietarios de las concesiones y los mineros, para que se busque salidas y no sean solo los mineros los que resulten afectados con abusos que puedan cometer las concesionarias. Si no se tiene una solución, los mineros podrían revelarse en contra de estas empresas y generarse enfrentamientos entre ambos bandos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: