LICITAR LAS CUOTAS DE PESCA


Carlos Ferrero 

A los pesqueros les pagan  $ l.400  por tonelada  de harina de pescado pero ellos le dan al Estado por canon solo $ 3.00  aproximadamente (sin tomar en cuenta  la descomunal subida de precios que los ha beneficiado). Los sistemas de control satelital y balanza de descarga son constantemente burlados, mientras las sospechosas “certificadoras” (solventadas por los supervisados) ni siquiera son auditadas. Cuando se aplican multas (hay 892 millones pendientes) estas no se pagan, ya sea por argucias o por corrupción judicial. Así, armadores y fábricas formales e informales hacen prácticamente lo que les da la gana con una suculenta biomasa que es de todos los peruanos, resultando así mismo que el pueblo paga por el pescado escaso más que por el pollo o la carne.
Este abuso es antiguo pero se ha agravado con la infame decisión del gobierno aprista que implantó las cuotas individuales de pesca mediante el decreto legislativo 1084. Con esta fórmula arbitraria se repartió en pedazos todo el mar peruano, concediendo a las embarcaciones de determinadas empresas, cuotas de captura de naturaleza perpetua, basadas en su record anterior y en su capacidad de bodega, con el añadido de que las empresas de esta argolla pueden ser vendidas a terceros con su cuota incluida.
Dicha maniobra ha generado que siete empresas capturen casi el 70% del total, unas cuantas el saldo (pero sin poder crecer) y prohibiéndose el ingreso de nuevos empresarios. O sea, un oligopolio impuesto por el propio Estado, eliminando la competencia que se pregona tan indispensable en una economía de mercado.
Tal atropello podría remediarse convocando por ej. convocando cada cuatro años a una licitación de decenas de cuotas individuales de distinto monto –sin pasar el límite total de captura- la que serìa ganada por las empresas que propongan una mejor oferta.  Durante la vigencia del plazo las pesqueras no podran ser transferidas, ni tampoco sus cuotas, pero sí se autorizaría  el alquiler  de embarcaciones a terceros. Se entiende que los postores  estarian hábiles para  participar en sucesivas convocatorias para cada periodo.
Tal reforma tendría que estar acompañada de un impuesto a las sobre ganancias y del aumento del canon.
Paralelamente el Estado debería establecer controles verdaderos y no seguir durmiendo mientras le roban. Porque en verdad lo único que ha “ordenado” el dec. Leg 1084 es la depredación del mar, estableciendo así una “carrera olímpica” que premia con todas las medallas a los más ricos y poderosos, excluyendo al resto.
(Publicado en “Hildebrandt en sus trece” del 18 de Mayo 2012, pagina 23  )
http://www.carlosferrero.org/

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: