Engañadas por psicosocial y una niña de ocho años muerta


Consuelo Alonzo. de la Republica

La mañana del domingo último, cuando la primera dama Nadine Heredia y la ministra de la Mujer, Ana Jara, recibieron a tres niños –supuestamente– rescatados de un campamento terrorista ubicado en el centro poblado de Ranrapata, distrito de Santo Domingo de Acobamba, provincia de Huancayo, en Junín, no se informó  por parte del gobierno que una niña de ocho años murió en circunstancias que aún son materia de investigación.

Solo el director de la Policía Nacional del Perú (PNP), Raúl Salazar, dijo que en el lugar también detuvieron a una senderista confesa de 20 años, a la que llamó “camarada Amalia“, y a la madre de los infantes de 10 meses, 4 y 8 años, identificada como Aquilina P.V.

Ayer, cuatro días después, el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, José Cueto, reconoció el deceso de la menor durante lo que describió como un enfrentamiento entre las fuerzas combinadas y terroristas. Dijo que, según información “no oficial”, la menor recibió el impacto de un proyectil cuando con otras mujeres y menores corrían hacia el monte, pero no se sabía “si la bala fue nuestra o de ellos”. También deslizó que la niña podría haber sido usada de escudo humano.

Horas más tarde, el ministro del Interior, Wilfredo Pedraza, corroboró lo dicho por Cueto y aseveró que nunca se dijo que los niños que trajeron eran perversamente llamados pioneritos, sino que se trataba de una familia que el senderismo utilizaba para proveerse de alimentos. Tanto así que durante la intervención (que –dijo– tenía por intención capturar a mandos medios) un senderista salió de una choza intervenida, lugar donde se detuvo a la joven de 20 años.

“La situación para nosotros es clara. Por eso la mamá con los tres niños están bajo la protección de un ministerio que nada tiene que ver con la acción policial y militar”, declaró.

El comunicado oficial N° 25-2012-CCFFAA (emitido el 9 de este mes) agrega más confusión: aclara lo dicho por ambas autoridades y no hace ninguna referencia a un enfrentamiento sino que señala que “el operativo se desarrolló con presencia de personal del Ministerio Público que elaboró el acta correspondiente”.

Es más, el documento indica que por parte de las fuerzas del orden no hubo novedades personales ni materiales, y señala que las dos mujeres eran integrantes de un presunto destacamento de mujeres terroristas, las que aparentemente estaban al cuidado de los niños, y que estos últimos se hallaban cautivos.

Para agregar más dudas a la versión de las autoridades de gobierno, el alcalde del distrito de Santo Domingo de Acobamba, Jorge Aparicio Camarena, en diálogo con una radio local, sostuvo que la niña fallecida, identificada como Zoraida Caso Asparre (8), murió dentro de su vivienda y que sus hermanos no eran pioneritos ni estaban secuestrados pues incluso iban a un centro educativo público y eran beneficiarios de un programa social del Estado. “El señor César Caso, que es el padre de la niña y de los niños rescatados, es comunero. Los niños son beneficiarios del Vaso de Leche“, señaló.

En diálogo con La República, César Caso Tineo, padre de todos los menores, negó tajantemente que algún miembro de su familia sea terrorista y en esa misma línea aseguró que a su cuñada le están haciendo imputaciones falsas pues tampoco forma parte de Sendero Luminoso. “No es terruca. No es. Es mentira.

Es falso. Somos campesinos de acá, trabajamos, todo es falso. No somos terroristas”, dijo tras asegurar que a su esposa la subieron a un helicóptero con engaños so pretexto de prestar declaraciones y la trajeron a Lima.

Dijo que en el momento de la muerte de su primogénita no estuvo presente, pero que sus vecinos le informaron que le dispararon cuando salió a la puerta de su vivienda y que al parecer sí hubo un ligero enfrentamiento. “La población está con miedo porque no saben en qué momento te van a levantar en helicóptero. Están abusando de la población. Las mujeres están llorando y temen por sus hijos”, comentó.

Justamente por esa situación, aún por esclarecer, el defensor del Pueblo (e), Eduardo Vega, pidió a las autoridades respectivas que brinden una explicación transparente sobre lo ocurrido en Ranrapata.

“Ya han pasado varios días y con mucha prudencia nos tienen que decir cómo pasó (la muerte de la menor)”, remarcó.

Incluso, la ministra Ana Jara ha exigido celeridad en las investigaciones a fin de que se esclarezcan estos hechos y deslindó de cualquier responsabilidad pues precisó que su cartera actuó en cumplimiento de sus funciones de protección a las poblaciones vulnerables.

HOY REALIZARÍAN NECROPSIA

Seis camionetas con un representante de la fiscalía y un contingente armado de la policía partieron el martes hacia la zona de Ranrapata para levantar el cuerpo de la menor. Al promediar las 6 de la tarde, el cuerpo de Zoraida Caso llegó a la Morgue Central de Huancayo a bordo de una patrulla. Hoy realizarían la necropsia.

Su padre indicó que fue un solo proyectil en su pecho el que acabó con su vida.

El abuelo de los tres menores habría llegado ayer a Lima para averiguar el paradero de su hija y sus nietos.

Ante la prensa extranjera, el presidente Ollanta Humala resaltó que su gobierno está aplicando un nuevo enfoque, en el ámbito no militar y militar, que les está permitiendo capturas puntuales y quirúrgicas.

Como ejemplo, “ahora último han rescatado a tres niños más producto de un enfrentamiento”.

CLAVES

Sospechas. En abril, el entonces ministro de Defensa, Alberto Otárola, presentó a una mujer de 18 años, con 8 meses de gestación, que supuestamente huyó de Sendero corriendo por la selva. En julio, las fuerzas combinadas rescataron en Ayacucho a 11 niños –conocidos como ‘pioneritos’–. Su paradero es hoy todo un misterio.

, , , ,

  1. #1 por v.regional el 14/09/2012 - 11:32

    Fritz Du Bois,La opinión del director
    director@peru21.com

    Pero lo que es inaceptable en cualquier parte es que un militar o un político evadan la responsabilidad por sus actos.

    Así, tenemos que en los últimos meses el Vraem se ha convertido en una tragi-comedia de errores que sigue empeorando. Empezando por el injustificado triunfalismo de la Operación Libertad, pasando por la extrema ineficiencia en el rescate de los comandos para continuar con la confusión sobre el senderista ‘William’ quien, se supone, era el cuarto en el mando.

    Ahora, estamos frente al escándalo de los ‘pioneritos’ que no solo no eran lo que se había anunciado sino que además de ‘rescatados’ han pasado a ser ‘secuestrados’ y, para colmo, su hermana murió en el operativo sin que lo hubieran informado.

    Más aún, en el exceso demagógico de anunciar triunfos exagerados –el vanagloriarse de una victoria sobre 2 mujeres y 3 niños es totalmente desproporcionado–, los ministros de Defensa y del Interior no solo engañaron a la población sino que, además, convirtieron en cómplices de un rapto a la primera dama y a la ministra de la Mujer, quienes han quedado registradas llevándose a los menores secuestrados.

    Al final, es otra muestra de incapacidad de los que están a cargo, desprestigiando a la Fuerza Armada y a la Policía con cada fracaso, dándole victorias mediáticas al senderismo y afectando la moral de los soldados.

    Por ello, esta vergonzosa metida de pata tiene que llevar a la renuncia o censura de los ministros encargados. Argumentarán en el oficialismo que sería el cuarto cambio en cada cartera en solo un año. Bueno, qué se va a hacer. El gobierno tendrá que seguir probando hasta que encuentre a los adecuados.

  2. #2 por v.regional el 14/09/2012 - 11:41

    Augusto Álvarez Rodrich
    ¿Hay alguien montando psicosociales del gobierno?

    La muerte de una niña de ocho años es una tragedia que va a generar una grave crisis política cuyos resultados aún están por verse.

    Más allá de la explicación ofrecida ayer por los ministros de Defensa e Interior, el país tiene hoy el derecho de sentir profunda indignación por los hechos ocurridos en el poblado de Ranrapata, Santo Domingo de Acobamba, Huancayo, Junín.

    Hoy existe la sospecha legítima de que, en el mejor de los casos, el gobierno tuvo un grave error para comunicar al país esta desgracia; y de que, en el peor, se ocultaron los hechos hasta que le fue imposible hacerlo porque los reveló la familia.

    En cualquier caso, es evidente que estamos ante un gobierno que arma, con efectismo e impericia, noticias con un fin psicosocial para mejorar su popularidad o para salir de un apuro político.

    Debido a la muerte de la niña Zoraida Caso Gaspar, de ocho años, la ceremonia realizada el domingo en el Grupo 8, con la participación de la primera dama Nadine Heredia y de la ministra de la Mujer Ana Jara, se ha convertido en un bumerán contra el gobierno con varias consecuencias que, para empezar, y entre otras, incluyen a las siguientes.

    Primero, un desprestigio del gobierno del presidente Ollanta Humala, el cual sigue manteniendo invicta su capacidad de crearse crisis políticas por su impericia y su adicción a las encuestas de opinión pública.
    Hoy la gente tiene la sospecha de que, por ese motivo, el gobierno crea situaciones de finalidad psicosocial orientadas a mejorar la popularidad presidencial. Quizá esta marca lo persiga en los cuatro años que aún le quedan pues no es la primera vez que ocurre algo parecido.

    El desprestigio y pérdida de confianza es obvio pues el gobierno trajo a Lima a niños y a su madre sin un nexo con Sendero Luminoso.

    Segundo, la primera dama queda políticamente dañada pues el domingo protagonizó un hecho que hoy la mayoría de peruanos interpretará como simulado. Será difícil que la gente disipe la sospecha de que ella estuvo al margen.

    Asimismo, esta tragedia constituye un motivo más para hacer notar el problema de una primera dama que toma decisiones pero no asume responsabilidades.

    Tercero, la tragedia de Ranrapata ha resquebrajado al gabinete, con ministros enfrentados por la responsabilidad por la tragedia.

    La desconfianza entre ellos ha aparecido y la pregunta que aún no ha sido respondida es ¿quién monta estos psicosociales en el gobierno?

    Basta ya de un gobierno adicto a las encuestas, obsesionado por el anuncio efectista que usa hasta niños. Y ojalá que esta tragedia le sirva para empezar a gobernar pensando en el lustro en vez de la quincena.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: