Seguro Social de Salud (EsSalud) declarado en reorganización


Ministro de Trabajo señala que Seguro Social debe atender eficientemente a 10 millones de peruanos. El Poder Ejecutivo declaró en reorganización al Seguro Social de Salud (EsSalud), con un plazo hasta el 31 de diciembre, con el fin de garantizar la efectiva prestación de los servicios que brinda a sus asegurados, así como la intangibilidad de sus recursos. Según establece un decreto supremo publicado ayer en El Peruano, la medida se fundamenta en los principios de solidaridad, transparencia, participación y eficiencia. La norma dispone que el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo –al cual está adscrito EsSalud– presentará un diagnóstico de la situación de la entidad y, junto con el Ministerio de Salud, propondrá las disposiciones técnicas y normativas necesarias para el cumplimiento de la reorganización. Señala que EsSalud brindará toda la información que sea requerida por ambos ministerios, y realizará las acciones necesarias para fortalecer sus procedimientos internos, su estructura orgánica y funcional e instrumentos de gestión. Asimismo indica que los sectores Trabajo y Salud, según lo estimen conveniente, podrán pedir la colaboración de representantes de otros organismos públicos y privados, así como de organizaciones de empleadores y trabajadores. Precisa también que los gastos que genere la reorganización no demandarán recursos adicionales al tesoro público, precisa la norma. El ministro de Trabajo, José Villena, señaló que se va a levantar la información necesaria para proponer una reorganización que permita atender eficientemente a 10 millones de peruanos, antes del fin de año. “Debe haber diálogo y acercamiento entre los empleadores y trabajadores, pero sobre todo se debe escuchar a los médicos. Hay cuatro pilares sobre los que vamos a trabajar: la gestión, el financiamiento, la prestación y la cobertura de EsSalud”, sostuvo Villena.

El dato El decreto supremo lleva la rúbrica del Presidente de la República, Ollanta Humala, y está refrendado por los titulares de Trabajo, José Villena, y de Salud, Midori de Habich.

  1. #1 por v.regional el 14/09/2012 - 11:43

    EsSalud: más allá de cambios circunstanciales.
    Editorial del diario La Republica
    El gobierno dispuso la reorganización de EsSalud cumpliendo uno de los compromisos contraídos con los médicos de la institución que levantaron su medida de fuerza hace días. La reorganización de la primera institución por el volumen de recursos que maneja es una necesidad impostergable. Las razones se encuentran en la resistencia de los gobiernos de los últimos 30 años a reformar la seguridad social y cumplir con el mandato constitucional que consagran su autonomía en cumplimiento de la doctrina universal sobre seguridad social y los convenios internacionales suscritos por el Perú. Hubo gobiernos que usaron los recursos de la seguridad social para construir viviendas y carreteras; la mayoría usó la institución como agencia de empleo. En los años noventa la planilla de EsSalud adelgazó sustantivamente y ha vuelto a engrosarse.

    Las primeras líneas del cambio han sido enunciadas ayer por el ministro de Trabajo en una entrevista radial. Tiene razón el ministro cuando señala que EsSalud debería poner en el centro de atención a los asegurados y mejorar sus mecanismos de gestión en el primer nivel de atención. Del mismo modo, acierta cuando anuncia la continuidad del modelo de Asociación Público/Privada (APP) para deshacer los cuellos de botella burocráticos e incrementar la gestión en base a resultados. En ese sentido, debería volverse a prácticas que ya arrojaron resultados positivos a través de bonos por rendimiento que en algún momento implicó la reducción casi a cero del embalse de operaciones y permitió recuperar un espíritu institucional en pro de la eficiencia.

    No obstante, llama la atención que se señale que los resultados actuales de EsSalud se registran después de 10 años de autonomía. Ello no es cierto; si de algo ha carecido EsSalud es de autonomía. Dos pruebas de ello: el Congreso aprobó una norma populista que, violando la autonomía de la institución, exoneró de los descuentos a las gratificaciones de julio y diciembre, que le ha restado 800 millones de soles de aportes, norma a la que, ciertamente, se opuso el Ministerio de Trabajo. Otra norma ha incorporado a EsSalud al FONAFE y le obliga a construir y ejecutar proyectos a través el SNIP. ¿De qué autonomía se habla?

    Se ha sostenido también que parte de los problemas de EsSalud están referidos al ingreso de asegurados con bajos pagos por las prestaciones, abriendo la posibilidad al incremento de las mismas, y al 48% del presupuesto de la institución que se dedica al pago de personal, comparándolo con otras instituciones. Probablemente se olvida que en los estándares internacionales de las instituciones prestadoras de salud, el recurso humano ocupa un porcentaje mayor que en otras por razón de las funciones. Quizás se debieron comparar los porcentajes de trabajadores en el campo clínico y en el área administrativa, esta última donde al parecer existe una inflación laboral.

    La situación de EsSalud indica que la única salida es una reforma sin menoscabar su autonomía. En América Latina, las reformas de la seguridad social en la perspectiva de la privatización o de la sujeción al poder político han fracasado; en cambio, son exitosos los procesos de Asociación Público/Privada, de gestión por resultados, de empoderamiento de los asegurados y de separación del rol asegurador del prestador.

  2. #2 por Paul el 20/09/2012 - 09:57

    Sin embudos
    editorial del Comercio 19 de Agosto de 2012

    Debe introducirse la competencia en la salud estatal

    Se ha abierto una ventana de oportunidad para, finalmente, reformar Essalud. Vale decir se ha abierto una ventana de oportunidad para que millones de peruanos que requieren del Estado para ello tengan finalmente acceso a un buen servicio de salud.

    En efecto, es cierto que, al otorgar un aumento general de 25% a los médicos de Essalud, el Gobierno cedió frente a la huelga que él mismo, con buena razón para ello, había declarado ilegal. Pero también es cierto que logró colocar, como parte de la solución, una pica en Flandes: acordó con los huelguistas la reestructuración de la entidad. Como consecuencia, la semana pasada el Ejecutivo emitió un decreto supremo que declara el Seguro Social de Salud en reorganización.

    Esta oportunidad no debe ser desaprovechada con reformas incompletas. A Essalud no hay que ajustarla para que pueda cumplir mejor con las funciones que hoy tiene; a Essalud hay que cambiarle de funciones. Hoy en día la institución hace principalmente dos cosas: colecta los aportes de sus asegurados y luego los atiende a través de su red de hospitales. Estas dos funciones son totalmente distintas y perfectamente separables, habiendo mucho que ganar en dividirlas. Essalud debe pasar a ser solamente un fondo constituido por los aportes de sus asegurados y contratar a terceros –establecimientos de salud públicos o privados– para que ellos presten los servicios médicos. A cambio, estos establecimientos recibirían del fondo un monto acordado por cada atención médica que realicen o por otros criterios mensurables contenidos en un contrato de gestión.

    ¿Qué se ganaría con esto? Pues que quien no puede pagar un servicio privado no se pierda por ello del principal de los beneficios que tiene quien sí puede hacerlo: varios proveedores diferentes compitiendo para ser escogidos por él. En otras palabras, se lograría que la atención médica que reciben los asegurados del Estado cese de darse a través de un embudo que los deja sin más opciones que tomar lo que quiera que les den.

    Actualmente los hospitales de Essalud saben que su suerte no mejora ni empeora según el tipo de servicio que den a sus clientes. Si, en cambio, cobrasen sus ingresos del fondo de Essalud conforme al número de pacientes que escoge atenderse en cada uno de ellos, a base de la calidad y de los precios que ofrecen, tendrían muchas más razones para esforzarse en satisfacer a cada paciente y para aprovechar mejor los recursos que tienen. Hospitales así no podrían darse el lujo, por ejemplo, de tener estabilidad laboral absoluta y una jornada de seis horas como las que hoy tienen los médicos de Essalud. Por otro lado, los hospitales que fuesen premiados por la preferencia de los asegurados tendrían más recursos para los necesarios aumentos de las remuneraciones de los médicos y las indispensables mejoras del instrumental, la maquinaria y, en general, la infraestructura con la que hoy se atiende a los pacientes de Essalud.

    La misma fórmula, por cierto, debería aplicarse, con las adaptaciones pertinentes, al caso de los médicos del Ministerio de Salud. Al fin y al cabo, lo sustancial de la atención del ministerio se brinda también a través de un seguro, el Seguro Integral de Salud (SIS). Aquí también se puede, pues, separar claramente las dos funciones: que el SIS sea solo un fondo y firme contratos de gestión o de pago por atención con diferentes establecimientos (privados o públicos), dándoles a estos autonomía de gestión para que se puedan diferenciar frente al consumidor y competir. Así ocurrió en la década de 1990 con los Comités Locales de Administración de Salud (CLAS) y la experiencia fue muy exitosa.

    De lo que se trata, en suma, es que quienes no pueden pagar un servicio de salud privado no tengan por ello que recibir un cuidado de mala calidad (y que hace que incluso los políticos que defienden la ausencia de criterios meritocráticos y de competencia en la salud estatal usen las clínicas privadas cuando se trata de sus propias personas). Los asegurados del Estado también deben poder recibir un servicio de salud de calidad y para ello deben tener, frente a las instituciones que los atienden, el mismo poder que tienen los privados: el poder de elegir y, consiguientemente, el de exigir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: