Aterrizando en provincias: Los jugadores privados de salud migran hacia provincias


Por Viviana Gálvez

En provincias, el mejor doctor ha sido el avión por mucho tiempo. Sin embargo, los operadores privados, tanto locales como limeños, han comenzado a apostar por las ciudades fuera de Lima, debido al crecimiento económico que éstas presentan –por el momento, las más atractivas son Arequipa, Trujillo, Piura y Chiclayo-. Compras, asociaciones e inversiones en ampliaciones y tecnología se han producido en el sector salud, haciendo de éste uno de los más activos en el Perú.

La razón de este movimiento es sin duda el crecimiento económico que ya se siente en provincias –y cuyo uno de sus primeros reflejos fue la incursión de los centros comerciales—. No obstante, en el sector salud este no es el único de los factores que se debe considerar para apostar las fichas en las distintas ciudades. Existen otras variables que afectan el desenvolvimiento de este sector: los altos niveles de automedicación, los bajos niveles de aseguramiento –que se traduce en una poca masa de afiliados— y la estructura misma del sistema.

Se debe tener presente que actualmente, la mayoría de la población económicamente activa formal opta por el seguro social (EsSalud) y no por una entidad prestadora de salud (EPS); y a su vez, la participación de las EPS se concentra en Lima. Una de las razones por las cuales se prefiere el aseguramiento público, son los altos costos que implica utilizar los recursos privados. Esto a su vez, se debería a que el sistema de aseguramiento peruano obliga al empleador –quien realiza el aporte para el seguro de salud de sus trabajadores- a destinar cerca del 75% al seguro público y solo el 25% al seguro privado. En ese sentido, éste resulta insuficiente y el afiliado debe realizar un gasto de bolsillo considerable adicional. Por otro lado, en provincias es el Estado quien tiene buenos niveles de infraestructura y tecnología –de ahí, que toda compra o asociación que realizan los jugadores privados implica una inversión en estos aspectos—. Aunque, claro, el problema con el sector público es el ineficiente servicio que presta, el cual se traduce en un limitado acceso a la salud inmediata y paralización de servicios –las huelgas pueden prolongarse más de un mes, tal como sucedió recientemente con EsSalud y de manera posterior con el Ministerio de Salud.

Ante este panorama, el artículo de portada de esta semana (SE 1343) presenta un análisis de los movimientos que los principales actores privados de salud están haciendo a nivel nacional, así como las potenciales próximas jugadas y próximos jugadores. Además, identifica los que serían los cuellos de botella que se deben considerar a fin de no tener complicaciones posteriores.

Anuncios

,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: