La delincuencia genera desocupacion y menos inversion


Cuando lo va entender el gobierno?
Número de turistas a Machu Picchu se redujo a la mitad tras alerta de EE.UU. La cantidad cayó a 700 turistas, de los 1,500 que la ciudadela recibía diariamente en esta época. Consejo Municipal está dispuesto a reunirse con el presidente Barack Obama si la Embajada de EE.UU. no se rectifica. “Nos han matado en vida”, señaló su alcalde, Elvis La Torre.
Tras la alerta enviada por la Embajada de los Estados Unidos a sus connacionales sobre posibles secuestros en el Perú, la caída del turismo ha sido “tremenda”: el número de turistas diarios que solían llegar a la ciudadela de Machu Picchu se ha reducido a casi la mitad, reveló su alcalde, Elvis La Torre.

“Normalmente, en temporada baja (de enero a marzo), tenemos un ingreso de entre 1,500 y 2,000 turistas diarios. Ahora vemos entre 700 y 800 turistas. Casi la mitad han cancelado sus paquetes turísticos”, señaló La Torre en Canal N.

Agregó que los comentarios de la Embajada no solo han generado alerta en los ciudadanos estadounidenses, sino que también al turismo en general. “Nos han matado en vida”, expresó.

Por ello -explicó-, el Consejo Municipal ha convocado a una reunión multisectorial, donde se ha preparado una carta abierta desde el distrito de Machu Picchu dirigido al presidente Barack Obama para que, por intermedio de él, la embajada de EE.UU, se rectifique en su advertencia.

“Pedimos que la embajadora se rectifique en el tiempo más corto posible, de lo contrario, estamos dispuestos a realizar un viaje a los Estados Unidos -que el Consejo Municipal debe aprobar- para ir a entrevistarnos con el mismo presidente”, indicó.

Por último dijo que si bien se dispuso el traslado de más policías a Machu Picchu, “esto no debe ser tomado como una alarma”.

, ,

  1. #1 por v.regional el 20/02/2013 - 13:35

    Toda alerta debe ser bienvenida

    De Mirko Lauer , La Republica ,Miercoles, 20 de febrero de 2013 | 4:30 am
    La indignación por una alerta transmitida por la embajada de los EEUU sobre posible secuestro de SL a sus ciudadanos es sorprendente. Carlos Basombrío en su columna llama a esa furia otra forma de negacionismo, y tiene razón. Nadie puede decir si habrá un turista de los EEUU secuestrado en un futuro, cercano o no. Pero más vale prevenir que lamentar.

    La actitud de algunas autoridades ha sido más bien que mejor correr el riesgo de un secuestro que afectar el negocio turístico. ¿Es porque ignoran que un solo secuestro puede hacerle al turismo más daño que mil alertas del gobierno de los EEUU? ¿O simplemente se manejan con un cortoplacismo silvestre sin noción de las consecuencias?

    La situación de la seguridad ciudadana en el Perú es tan seria que muchos la consideran el problema Nº1. En este sentido no es necesaria más alerta que la lectura o sintonía de los medios locales. El turismo está por lo menos tan expuesto como cualquier ciudadano peruano, lo cual ya es bastante riesgo.

    Nótese, sin embargo, que la alerta no menciona asaltos y robos a turistas por parte de delincuentes comunes, una antigua y difundida plaga. Bien hubiera podido, pero al parecer el foco de este tipo de alerta es específicamente la defensa frente al terrorismo.

    Los EEUU tienen sistemas de inteligencia eficaces, y la protección de sus ciudadanos en el exterior es una de sus preocupaciones, muy comprensible a la luz de la experiencia. Debemos suponer que emiten una alerta así basándose en informaciones disponibles, y no por el prurito de tensar gratuitamente la relación con un país amigo.

    De otra parte, no es inverosímil que una operación armada como la de SL-narcos, presionada por una creciente ofensiva del Estado peruano, busque dar un golpe de alto perfil como el que teme esta alerta de EEUU. Ya hemos visto secuestros de este tipo aquí, no de estadounidenses, pero sí vinculados a empresas extranjeras.

    Sin duda ser objeto de una alerta así es incómodo para el Perú, y cierta cooperación hubiera sido bienvenida. Es obvio que Washington considera la protección de sus nacionales un asunto interno. Pero advertir a su gente que se cuide no es lo mismo que recomendarle que no venga (aunque existe también ese tipo de alerta).

    El alcalde de Machu Picchu ve disminuir el turismo en su localidad. El ministro de Turismo nos informa que más bien está en aumento. Este bienvenido flujo de visitantes depende de muchos factores. Darle a los turistas seguridad, venga la protección de donde venga, es uno de ellos. La táctica del avestruz frente a los peligros nunca funciona.

  2. #2 por v.regional el 21/02/2013 - 07:55

    Fritz Du Bois,La opinión del director
    director@peru21.com

    Por eso, todo escaseaba, las medicinas eran caras, los autos eran costosos y malos.

    Ahora, con la entrada en vigencia del tratado con la Unión Europea, tenemos garantizado que prácticamente todo lo que importamos estará liberado, mientras que los exportadores tendrán asegurados sus mercados. Es, sin duda, un enorme cambio para beneficio de todos los peruanos. Por ello, no entendemos la falta de interés del Gobierno por retomar los tratados pendientes de ser negociados.

    Por otro lado, el bienestar que el libre comercio está generando tiene que ser complementado con reformas en las áreas que nos están frenando.

    Así, es un escándalo que la ministra de la Producción –a fin de congraciarse con la cúpula de los sindicatos– haya decidido perjudicar a 24 mil microempresarios al no extender el régimen creado para formalizarlos. Con esto, los sobrecostos laborales tendrán que soportar un incremento de 50 por ciento y, como ningún negocio aguanta tal salto, simplemente regresarán obligados a la informalidad.

    Asimismo, la falta de seguridad se ha convertido en una carga que nos puede sacar del mercado ¿Cómo es posible que en pleno centro financiero, a escasos metros de una de las sedes de la Policía Nacional, puedan robar y asesinar a inocentes ciudadanos? Humala, quien parece obsesionado con las panzas de sus adversarios, debería fijarse en el estado físico de sus generales, esos que no atrapan a un criminal aunque les den un kilómetro de adelanto. La inseguridad se está escapando completamente de las manos.

    Al final, si el Gobierno sigue sin avanzar en lo laboral y no mejora la seguridad, lo que estamos ganando en competitividad, gracias a los tratados, será desperdiciado

  3. #3 por v.regional el 23/02/2013 - 10:46

    La Republica
    feb 23 de 2013 Editorial
    ….Los casos de México y Centroamérica constituyen lecciones de cómo el delito espanta la inversión, genera sobrecostos, distorsiona el mercado e incrementa las brechas sociales en una dinámica donde los más pobres, que no pueden sufragar la seguridad privada, son los más afectados. La espiral del delito también erosiona el sistema político, disminuye la confianza en las instituciones democráticas y genera relaciones sociales donde el Estado es desbordado por prácticas ilegales que afectan gravemente el pacto social.

    El tratamiento peruano del delito reporta sonados fracasos. El populismo penal que reduce las soluciones al incremento de las penas ha llenado las cárceles de procesados pero el crimen sigue en alza; tampoco han funcionado las medidas institucionalistas que pretenden detener el delito creando comisiones y aprobando leyes y reglamentos. Finalmente, también ha resultado inviable la política de fomentar la privatización de la seguridad porque las bandas han terminado siendo más eficaces.

    Los diagnósticos han sido entregados; la seguridad es uno de los temas objeto de acuciosos estudios de modo que el delito peruano ya no es un desconocido para el Estado, la academia y los medios.

    Es hora actuar. El Perú demanda la adopción de una política anticriminal a cargo de los poderes del Estado y de los organismos constitucionales autónomos, ejecutada con una visión integral donde cada cual cumpla una función, superando la visión clásica que consideraba que el delito es un problema de policías y ladrones. Los elementos de esta política apenas han sido esbozados porque el Estado sigue entrampado en una estrategia estrictamente operativa, cuya expresión es el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana (CONASEC), modelo y escenario de recurrentes omisiones y fracasos.

    En esa política anticriminal, el Ejecutivo, el Congreso, el Poder Judicial, el Ministerio Público, el Tribunal Constitucional, las regiones y los municipios tendrán un papel que cumplir. En ese marco integral, la policía podrá ser financiada y fortalecida logísticamente, los delincuentes no serán liberados por jueces venales, los fiscales investigarán con decisión y las cárceles no serán escuelas del delito.

    ¿Podrá el gobierno encarar este crucial tema de Estado, considerando que las principales promesas en materia de seguridad ciudadana hechas en sus primeros días en el poder no se han cumplido? Los ciudadanos desean fervientemente éxitos en este campo.

  1. fgb quick cash

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: